27.11.06

Llegar temprano también es un desencuentro

Ay! Qué domingo raro! Podría comparar la sensación de hoy: llegar a una estación mucho tiempo antes de la partida del tren, ver los andenes desiertos, la vía que espera, el sol empapando el paisaje inanimado, un banco de madera puesto al azar en la solitaria tira de asfalto del largo del andén. Máquinas estacionadas en otras vías, vagones desordenados. ¿Qué hacer cuando se llega a una estación con tanta anticipación? ¿Tener paciencia? ¿Pensar? ¿Esperar sin desesperar? Así me siento hoy. Con una gran valija de experiencia que sirve mucho pero pesa más. Sin expectativas en lo que puedan ofrecer los sentimientos ajenos. Los puse en el cajón de la pirotecnia para disfrutar lo poco que duran y olvidarme que existieron. Para que iluminen con muchos colores la fugacidad que los caracteriza y se los trague la noche. Llegar temprano también es un desencuentro. Estás juntando tus cenizas y volviendo a empezar. Te espero, en este andén o aeropuerto o ilusión sin pies ni cabeza y observo la misma película de ayer ahora en tu pellejo. Todo lo que pasa y va a pasar ya lo sé. Lo viví, lo sufrí. Vivo sin más porvenir que la próxima luna, sin besos ni abrazos (que tanto te cuesta dar), sin promesas de eternidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

...alguna vez llegué tambien a una estación antes de tiempo..me quedé, observé, toqué..pude sentir dentro de mi la vibración del tren que se aproximaba....pero no pudo ser...la vida se toma su tiempo y el destino juega y se rie de nosotros..quedarse a esperar sería como ser titeres de nuestra propia ilusión, de lo que queremos que sea.
Tambien junto cenizas y vuelvo a empezar..."tantas veces me mataron..tantas veces me morí..y ahora estoy aquí..resucitando.."

Boo dijo...

a los anonimos que comentan en este blog les digo que serìa interesante que dejaran un mail para escribirles, tienen la opcion de mandarme mail privado :)

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.