19.6.07

Esos pinches minutos suplementarios...

Este último párrafo de doce meses se escribió con necesidades de otros. Con aciertos que parecían errores, con tropiezos de baldosa floja. Ya casi salimos campeones, faltan minutos para alzar la copa (y la de vino también) pero el árbitro insiste en adicionar cuatro minutos. Y ya conocemos la eternidad del tiempo cuando se percibe como distancia que nos separa de lo que deseamos. No queda otra que jugar este tiempo suplementario, pedazo de juego que no se disfruta, se sufre. Lo más difícil es defenderse de uno mismo (a veces me juego en contra). Se pierde el control. No se razona. Las pasiones arrasan con los procedimientos de manual. El tiempo avanza, si; aunque parezca inamovible.


2 comentarios:

Anubis dijo...

Los minutos que pasan irremediablemente marcando el fin de algo son los mejores y peores a su vez. Mejores diras? si, porque se disfrutan, se consumen con pasion y avidez.
Peores porque? porque se sabe que no añadirán mas minutos que los dados, se sabe que el fin se acerca inexorablemente.

Besos sin tiempo ni espacio.

Boo dijo...

Esa convivencia de extremos es lo que hace insoportable estos períodos de transición, aunque el futuro prometa muchas cosas buenas.
Besos!