15.2.10

El sol...

El sol entendió que después del beso, debía dejarnos a solas. Y silbando bajito guardó la tarde detrás de las montañas y nos regaló un cielo iluminado por nubes rosas. Urbanidad ausente. Bullicio de naturaleza. Te busca mi boca que en silencio pide más besos.



2 comentarios:

DINOBAT dijo...

Cosas que pasan...

Boo dijo...

Bienvenido!